Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
decantar vino 1

Decantar vino: ¿qué es y por qué se hace?

Decantar el vino es una práctica que va más allá de la elegancia y el protocolo; es una técnica que puede realzar significativamente la experiencia de degustación. En este artículo, te contaremos cómo decantar el vino de manera adecuada, revelando los beneficios y pasos esenciales para aprovechar al máximo cada botella.

¿Qué es decantar un vino?

Decantar un vino consiste en mover el vino de la botella a otro recipiente, llamado decantador. Este proceso tiene dos objetivos principales:

-Separar los sedimentos del vino.

-Oxigenar el vino. 

La decantación no es un proceso obligatorio, pero puede ser beneficioso para ciertos tipos de vino. En general, se recomienda decantar los vinos tintos envejecidos, los vinos tintos jóvenes potentes y los vinos espumosos.

¿Por qué decantar el vino?

Decantar el vino no es solo para los expertos en vinos; tiene beneficios tangibles que afectan directamente a la calidad de la bebida que estás a punto de disfrutar. La principal razón para decantar el vino es separar los sedimentos que se han formado durante el proceso de envejecimiento. Estos sedimentos, compuestos principalmente por restos de levaduras y partículas sólidas, pueden afectar la textura del vino y, en algunos casos, generar sabores amargos.

Además de eliminar sedimentos, decantar el vino permite que la bebida entre en contacto con el oxígeno, lo que facilita la liberación de aromas y sabores. Este proceso de “respiración” puede abrir matices que de otra manera podrían permanecer más cerrados en la botella.

¿Cómo decantar el vino? Proceso correcto

  1. Elegir el vino adecuado: No todos los vinos necesitan ser decantados. Los vinos tintos más jóvenes y algunos blancos no suelen tener sedimentos, por lo que decantarlos puede ser innecesario. Opta por decantar vinos tintos más añejos o aquellos que hayan estado envejeciendo en la botella durante un período prolongado.
  2. Seleccionar el decantador: Utilizar el decantador adecuado es crucial. Busca un decantador con un cuello estrecho y ancho, lo que facilita la oxigenación del vino. Asegúrate de que esté limpio y libre de olores.
  3. Preparar la botella: Antes de decantar, coloca la botella en posición vertical durante al menos un día para permitir que los sedimentos se asienten en el fondo. Al abrir la botella, límpiala cuidadosamente para evitar la transferencia de partículas no deseadas al decantador.
  4. Decantación lenta y constante: Vierte el vino lentamente en el decantador, evitando agitar la botella para no alterar los sedimentos. A medida que viertes, observa el cuello de la botella para detectar cualquier rastro de sedimentos y detén el proceso si es necesario.
  5. Dejar reposar: Después de verter el vino en el decantador, déjalo reposar durante un período que varía según el tipo de vino. Los vinos más jóvenes pueden beneficiarse de unos 30 minutos, mientras que los tintos más añejos pueden requerir horas para alcanzar su pleno potencial.
  6. Servir con cuidado: Al servir el vino desde el decantador, hazlo con suavidad para evitar que los sedimentos perturben el líquido. Si es necesario, utiliza una linterna o una vela en la base del decantador para iluminar posibles sedimentos antes de verter.

Decantar el vino es una práctica que, cuando se realiza correctamente, puede elevar tu experiencia de degustación a nuevos niveles. Además de eliminar sedimentos no deseados, permite que el vino respire y revele sus verdaderos matices. Sigue estos pasos y descubre cómo esta técnica sencilla puede marcar la diferencia en tu próxima experiencia vinícola. ¡Salud!

Compártelo en:

Suscríbete

Recibe las mejores ofertas de vino en tu e-mail y obtén un 10% de descuento en tu primera compra

Más artículos relacionados